Over

120,000

Worldwide

Saturday - Sunday CLOSED

Mon - Fri 8.00 - 18.00

Call us

 

DESCRIPCIÓN Y SU ENTORNO

1. Origen

El IES Gran Capitán tiene su origen en la extinta Universidad Laboral Onésimo Redondo, fundada por el Ministerio de Trabajo en 1956 en el paraje de Rabanales. Al igual que las demás universidades laborales, esta emblemática institución educativa del franquismo pasó a formar parte del Ministerio de Educación y Ciencia en 1979 como Centro de Enseñanzas Integradas, donde se impartía FP, BUP e Ingeniería Técnica, al tiempo que mantenía la residencia-internado. El CEI estuvo funcionando como tal hasta su disolución a comienzos de la década de 1990, momento en el cual se fundaron en sus instalaciones dos institutos de enseñanza secundaria, el Al-Hakem II y el Gran Capitán, que ocuparon sendos edificios que habían sido residencias universitarias. El IES Gran Capitán heredó el nombre de la residencia donde tuvo su primera sede.

 

Origen. Universidad Laboral Córdoba

Origen. Universidad Laboral Córdoba

Concluida la construcción del edificio definitivo en 1998 al nordeste de la barriada de Fátima, entre la calle Arcos de la Frontera y el arroyo Pedroches, el IES Gran Capitán abandonó su localización originaria para integrarse definitivamente en la barriada de la que procedía su alumnado. Otro tanto ocurrió con el IES Al-Hakem II en la barriada de Poniente. De ese modo la Universidad de Córdoba pudo desarrollar su campus de Rabanales ocupando, tras su remodelación, las instalaciones de la originaria universidad laboral, a las que se añadieron otras de nueva construcción.

2. La Barriada de Fátima

Desde comienzos de la década de 1970, y hasta entrado el siglo XXI, promotores privados como la Cooperativa Santa Fe, Federico Navarro o la Caja Provincial de Ahorros en los antiguos terrenos de CEPANSA, más algunos pequeños promotores, construyeron masivamente viviendas libres y protegidas al norte de la avenida de Carlos III, un eje viario abierto a comienzos de la mencionada década al nordeste de la ciudad para enlazar la Nacional IV con la carretera de Badajoz.

De ese modo se fue conformando la barriada de Fátima, que toma su nombre de la avenida que la cruza en sentido este-oeste y que constituye su eje comercial. Aunque los planes municipales preveían una tipología repartida entre bloque abierto de siete plantas e intensiva baja de cuatro, esta ha acabado imponiéndose a la anterior, dando lugar a una fuerte densificación, si bien algo menos agresiva que en la vecina barriada de Levante. Un elemento curioso en el proyecto urbanístico del barrio es que el trazado de la calle Arcos de la Frontera, donde se levanta nuestro centro, refleja su toponimia, pues describe el contorno de un arco.

La barriada de Fátima 1965. Cárcel y fabricas Cepansa y Asland

La barriada de Fátima 1965. Cárcel y fabricas Cepansa y Asland

El barrio posee unos equipamientos adecuados para su habitabilidad. Además de nuestro instituto existen en él tres colegios públicos de infantil y primaria de los cuales procede el alumnado que se incorpora a la ESO: Concepción Arenal, Juan Rufo y Aljoxani. También cuenta con un colegio privado concertado no religioso en régimen de sociedad cooperativa, el Colegio Séneca, que imparte todos los niveles de la enseñanza obligatoria.

En la avenida de Carlos III se encuentra el Centro de Salud Levante Norte y el Centro de Servicios Sociales Comunitarios. Al oeste, en la avenida de Blas Infante, se ubica el Polideportivo Municipal Fátima, y en el extremo oriental el Campo de Fútbol de Fátima, ambos gestionados por el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba. En el edificio que ocupó el pabellón de ingreso de la antigua prisión hasta el año 2000 el Ayuntamiento ha dispuesto su cuarto equipamiento, el Centro Cívico Levante. Junto a ella se alza una de las dos parroquias de la barriada, la de Nuestra Señora de la Aurora; la otra, situada al SE, toma el nombre de la virgen de Fátima.

No abundan en el entorno las zonas ajardinadas amplias. Al SO, el parque del doctor Alfonso Carpintero presenta cierta marginalidad por la segregación que ocasiona la llamada joroba de Asland, un viaducto sobre las vías del ferrocarril de acusada pendiente y mal resuelto desde su planificación. Entre las avenidas de Carlos III y de Fátima, con acceso principal desde la calle Arcos de la Frontera, se trazó una pequeña zona ajardinada en la primera década del siglo XXI como complemento a un aparcamiento de iniciativa pública. En la actualidad Fátima continúa a la espera de que se culmine la urbanización del proyectado parque de Levante, que habrá de proporcionar 21 Ha de zona verde entre el arroyo Pedroches y la Ronda Este, y con el cual lindará el recinto del IES Gran Capitán por el flanco NE de su patio de recreo.

El alumnado de ESO y Bachillerato de nuestro centro habita en su práctica totalidad dentro de la barriada, cuyas fronteras están claramente marcadas: el arroyo Pedroches al NE y al E, la línea de ferrocarril y la avenida de la Agrupación Córdoba al NO y al O, y la citada avenida de Carlos III al S. No cabe decir lo mismo del alumnado de FP, el cual procede de diversas zonas de la ciudad e incluso de la provincia.

3. Algunos Datos de Población

Según el Censo de Población y Viviendas de 2011 (el último realizado por el INE), de los 18.470 residentes en viviendas principales del barrio el 54,6 % posee estudios de 2º grado, el 20,3 % tiene estudios de primer grado o carece de ellos o son analfabetos, mientras que el 6,3 % han cursado estudios de 3er grado.

Siguiendo con la misma fuente, de los 6.835 habitantes de Fátima mayores de 16 años y con ocupación, el 65,9 % es trabajador fijo y el 22,3 % ejerce un trabajo temporal; el 6,7 % ejerce como autónomo y el 4,1 % como empresario. En esa fecha, el porcentaje de desempleados entre 16 y 64 años era del 30 %.

Fuente: Freepik

Nos encontramos, pues, con el perfil sociocultural de población característico en el desarrollo urbano de Córdoba desde mediados del siglo XX en lo que se refiere a los distritos orientales y meridionales: un barrio esencialmente residencial, habitado por familias de clase trabajadora y con estudios de 2º o de 1er grado, bien comunicado con el resto de la ciudad y sin conflictos significativos de delincuencia o degradación. El mayor problema lo constituye, como ocurre en la ciudad en general, el alto nivel de desempleo.

El porcentaje de alumnado inmigrante, ya sea de 1ª o de 2ª generación, es relativamente bajo, y salvo casos muy puntuales no presenta déficit de integración, aunque sí padece con frecuencia una competencia curricular baja como consecuencia de la vulnerabilidad económica de sus familias.