En el mapa siguiente se representa la distribución de las áreas de regadío. Con esta información conteste a las preguntas siguientes:
a) Diga del 1 al 7 el nombre de las Comunidades Autónomas señaladas, afectadas por el máximo regadío.
b) Deduzca de la información del mapa las posibles causas que explican la localización de la agricultura de regadío en la Península Ibérica.
c) Enumere los cultivos predominantes en las tierras de regadío de España.
d) ¿Qué área es la más densamente ocupada por los regadíos? ¿Cómo son sus temperaturas y precipitaciones?
e) Relaciona este mapa con el problema del agua en la actualidad en España.

 a)- 1:Aragón 2:Comunidad Valenciana 3:Castilla León 4: Extremadura 5: Castilla la Mancha 6:Murcia 7: Andalucía.

b)- La localización de la agricultura de regadío en la península atiende a las siguientes causas:

En primer lugar a la existencia de grandes ríos en las depresiones peninsulares, como es el caso del Ebro, Guadalquivir, Duero y sus afluentes, asociado a la presencia de suelo de tipo arcilloso de gran fertilidad. El caudal continuo de agua permite la agricultura de regadío.

Por otro lado, el clima seco del levante peninsular obliga a los agricultores a practicar una agricultura de riego, ya que de otra forma sería muy difícil el cultivo de cualquier tipo de especie, incluso de secano.

c)- Abundan cultivos como el arroz, la remolacha, el algodón, cítricos, verduras, hortalizas.

d)- El área más densamente ocupada por el regadío es la depresión del Ebro, con unas temperaturas muy elevadas en verano y frías en invierno. Las precipitaciones son escasas, con valores anuales que no superan los 200 mm en algunos puntos como en los Monegros (Zaragoza).

e)- El mapa muestra cómo en la España húmeda apenas se da el regadío mientras que las zonas secas y muy secas, con cuencas hidrográficas deficitarias, éste es abundante. El problema es evidente considerando que el 78% del agua que se consume en España se destina a la agricultura y que en muchos casos las zonas que requieren regadío, como el Levante, tienen cuencas hidrográficas deficitarias y tienen que recurrir a trasvases desde otras cuencas, lo que termina enfrentando a comunidades autónomas por la gestión de los recursos hídricos.

En defintiva, el problema principal reside en que los territorios que más agua necesitan son los que menos recursos tienen y han de recurrir a trasvases y sobrexplotación de acuíferos.